Prolapso Vesical

El prolapso vesical, también conocido como cistocele, es una condición común en las mujeres que involucra el estiramiento o debilitación de los músculos del piso pélvico que dan soporte a la vejiga. Una vez que esto ocurre, la vejiga gradualmente se desliza sobre la vagina e incluso puede llegar a salir a través de su apertura, causando problemas urinarios. Normalmente, en las mujeres, la vejiga se mantiene en su posición gracias a los músculos de soporte del piso pélvico y los ligamentos. Cuando los músculos y tejidos se estiran y se debilitan, la vejiga puede ceder a través de los ligamentos hacia la vagina, resultando en prolapso vesical.

Causas de prolapso vesical

El prolapso vesical puede ser causado por varios factores diferentes, el más común es el estrés por el que se someten los músculos durante el parto. Las mujeres que han tenido múltiples partos vaginales tienen un mayor riesgo de desarrollar un prolapso. El prolapso vesical se puede hacer más severo después de la menopausia, ya que la baja de estrógeno afecta la fortaleza de los tejidos pélvicos. Causas menos comunes de esta condición incluyen:

  • Cargar pesado
  • Tos crónica
  • Obesidad
  • Esfuerzo frecuente durante la evacuación intestinal

El prolapso vesical también puede ser causa de una complicación de una cirugía previa del piso pélvico.

Síntomas de prolapso vesical

Las mujeres con prolapso vesical con frecuencia experimentan muchos síntomas problemáticos como micciones frecuentes e incontinencia. Otros síntomas que pueden ocurrir como resultado de este padecimiento incluyen:

  • Sensación de vaciado incompleto después de orinar
  • Infecciones del tracto urinario
  • Dolor en la vagina, pelvis y abdomen
  • Sensación de pesadez o presión en el área de la vagina
  • Relaciones sexuales dolorosas

El prolapso vesical puede también causar evacuaciones difíciles y dolorosas. Los pacientes con casos leves de prolapso vesical pueden no presentar ninguno de estos síntomas.

Diagnóstico de prolapso vesical

El médico, usualmente, diagnostica el prolapso vesical mediante un examen pélvico. Los siguientes exámenes también pueden ser requeridos para determinar problemas adicionales en otras partes del sistema urinario:

  • Urodinamia
  • Evaluación
  • Cistoscopia
  • Fluoroscopia

Cuando el examen pélvico no es concluyente, un cistouretrograma miccional puede ser requerido. Este examen consiste en una serie de rayos X que son tomados durante la micción y muestran la forma de la vejiga, lo que ayuda a identificar obstrucciones bloqueando el flujo normal de orina.

Tratamiento de prolapso vesical

El tratamiento del prolapso vesical varía dependiendo de la severidad del padecimiento. Algunos tratamientos incluyen:

  • Ejercicios de Kegel para fortalecer los músculos del piso pélvico
  • Inserción de un pesario para proporcionar mejor soporte a los órganos
  • Cirugía en casos severos

In bladder prolapse surgery, the vaginal wall is surgically repaired or reinforced and the bladder is pushed back into its normal position. In some cases, bladder prolapse may reoccur, even after surgery.

Complications of Bladder Prolapse

En la cirugía de prolapso vesical, la pared vesical es reparada o reforzada quirúrgicamente y la vejiga es regresada a su posición normal. En algunos casos, el prolapso vesical puede recurrir, incluso después de la cirugía.

Recursos Adicionales