Incontinencia Urinaria

La incontinencia urinaria, también conocida como IU, es una condición común que involucra la pérdida involuntaria de orina. A pesar de que generalmente no se considera un padecimiento serio, la IU puede llegar a ser vergonzosa y afectar la vida diaria de las personas. La incontinencia urinaria es más común en mujeres, especialmente durante y después del embarazo, pero puede afectar a gente de todas las edades.

Causas de incontinencia urinaria

La incontinencia urinaria es comúnmente causada por una infección del tracto urinario o debilidad muscular del tracto urinario. Algunos medicamentos pueden causar debilidad de los músculos de la vejiga provocando incontinencia urinaria. La debilidad muscular puede impedir el cierre de la uretra, y el realizar algunas actividades puede causar pérdida involuntaria de orina. La micción normal involucra el vaciado de la vejiga cuando el deseo de orinar ocurre, en este punto la vejiga se contrae y la orina fluye fuera del cuerpo. Una vez que la vejiga está vacía, los músculos se contraen y la micción se detiene. Las personas con IU experimentan la interrupción de este proceso, lo que causa una pérdida de control vesical y resulta en síntomas problemáticos.

Síntomas de incontinencia urinaria

Además de la pérdida de orina, las personas con IU pueden experimentar:

  • Fuerte deseo de orinar
  • Presión pélvica
  • Micción frecuente
  • Nicturia, o la necesidad de orinar por la noche mientras se está dormido
  • Micción dolorosa
  • Incontinencia urinaria nocturna

La IU es una condición común con muchas opciones de tratamiento que pueden aliviar los síntomas y permitir a los pacientes realizar sus actividades regulares sin vergüenza o preocupación de pérdida involuntaria de orina.

Tipos de incontinencia urinaria

La incontinencia urinaria puede clasificarse en tres tipos diferentes basándose en las causas y síntomas.

Urgencia

La incontinencia de urgencia es el tipo más común de incontinencia. Este tipo de incontinencia involucra pérdida involuntaria de orina que ocurre después una repentina necesidad de orinar, ya que la pared muscular de la vejiga se encuentra hiperactiva.

Esfuerzo

La incontinencia de esfuerzo se define como fuga de orina que ocurre después de que una actividad aplica presión sobre la vejiga. Estas actividades pueden incluir toser, reírse o estornudar.

Por rebosamiento

La incontinencia por rebosamiento ocurre como resultado de una vejiga inactiva con vaciado incompleto de la vejiga después de la micción. Este es el menos común de los tipos de incontinencia.

Diagnóstico de incontinencia urinaria

Los pacientes que presentan los síntomas de IU deben consultar a su médico para determinar la causa, tipo y severidad del padecimiento. Los médicos pueden diagnosticar incontinencia urinaria por medio de una serie de exámenes y la evaluación del historial clínico del paciente. Se le puede pedir a los pacientes llevar un diario de vejiga o micción para registrar la frecuencia y las circunstancias de los problemas con la micción. La evaluación puede comenzar con un examen pélvico para detectar alguna anomalía física, y también puede incluir:

  • Exámenes de sangre
  • Uroanálisis
  • Cistograma
  • Una prueba de esfuerzo para determinar si ocurre pérdida de orina durante el esfuerzo físico

Después del diagnóstico de IU, el médico puede realizar pruebas adicionales para determinar la causa de la condición y así poder recomendar el enfoque de tratamiento más apropiado.

Tratamiento de la incontinencia urinaria

Hay diferentes opciones de tratamiento disponibles para la incontinencia urinaria, dependiendo de la severidad del padecimiento. Los tratamientos conservadores generalmente son efectivos y pueden incluir:

  • Entrenamiento vesical
  • Evitar alcohol y cafeína
  • Medicamentos para controlar los espasmos de los músculos pélvicos
  • ● Ejercicios de Kegel

Para casos más severos, un dispositivo médico como una inserción uretral o un pesario puede ser insertado por la vagina para prevenir la pérdida involuntaria de orina. La cirugía también puede recomendarse para proveer soporte al cuello de la vejiga y aliviar los síntomas causados por IU. Sin embargo, hay ciertos riesgos asociados con la cirugía, incluyendo infección, espasmos vesicales o incontinencia recurrente. Un médico determinará cuál tratamiento es mejor para cada paciente después de una evaluación minuciosa del padecimiento.

Prevención de la incontinencia urinaria

No en todos los casos, la incontinencia urinaria puede prevenirse, sin embargo las siguientes recomendaciones pueden ayudar a controlar la incontinencia urinaria en algunas personas:

  • Ingerir menos líquidos
  • Vaciar la vejiga con regularidad
  • Evitar bebidas con cafeína

Los ejercicios de Kegel pueden ser efectivos para fortalecer los músculos del piso pélvico lo cual puede prevenir la incontinencia.

Recursos Adicionales